Una vez decidido el destino, toca comenzar con el papeleo, los trámites, los procesos burocráticos y visados. Así que, antes de llevarnos las manos a la cabeza y hacernos un lío con todo lo que tenemos que cumplir para poder viajar a los Estados Unidos, vamos a aclarar quienes pueden y quienes no pueden beneficiarse del sistema electrónico de tramitación de viaje o ESTA, la forma más fácil de viajar al país norteamericano. Como veréis a continuación, este relativamente reciente sistema de tramitación de formulario es mucho más sencillo que el anterior y podrás recibir la aprobación en un máximo de 72 horas. Todo un ahorro de tiempo respecto a la tramitación de un visado de turista.

El ESTA no es una Visa, eso es lo primero que hay que aclarar cuando estamos tramitando nuestro acceso a los Estados Unidos. Es simplemente un modelo creado por el gobierno de los Estados Unidos para pre-evaluar a las personas que quieren visitar su país.

Así que, si lo que estas pensado son unas vacaciones o tu propósito es realizar un viaje de negocios, será obligatorio cumplimentar el formulario del ESTA (lo encontrarás aquí) antes de entrar en los Estados Unidos. El proceso es muy sencillo, pero se recomienda hacerlo con uno o dos meses de antelación, ya que en el caso de que tu petición sea denegada, todavía tengas tiempo de tramitar un visado B1 o B2 en la embajada de Estados Unidos en tu país. Pero si todavía no tienes muy claro que tipo de Visado tienes que pedir, aquí os dejo unas aclaraciones sobre cuándo hay que solicitar el ESTA:

– Cuando tu estancia no vaya a superar los 90 días de estancia en el país.

– Siempre y cuando no hayas cumplido ninguna condena en momento alguno en tu país, podrás solicitar el ESTA; de lo contrario deberás tramitar directamente un visado en la embajada ya que tu solicitud del ESTA no será aceptada por el órgano correspondiente del gobierno de los Estados Unidos.

– Cuando el propósito de tu viaje sea el ocio, el turismo o los negocios, y tus planes de permanecer en el país, como ya hemos explicado, no superen los 90 días.

– Cuando cambies tu domicilio o cualquiera de los datos de tu pasaporte tendrás que expedir un nuevo ESTA en la que se actualicen toda esa nueva información que aparezca en tu documento internacional.

– Se puede pedir hasta con 72 horas de antelación. Pero, eso sí, ten en cuenta que se recomienda hacerlo con la mayor antelación posible, una vez se tenga clara la fecha de viaje y a ser posible, tener los billetes de ida y vuelta comprados.

– El ESTA dura dos años desde el momento en el que se tramita (ojo, no desde el momento en el que se viaja a los Estados Unidos) y una vez pasada esa fecha se deberá volver a tramitar.

– En el caso de que tu pasaporte caduque o se pierda, también deberás volver a solicitar el ESTA.

Recuerda que sólo los países que estén en el programa de exención de visa podrán realizar este trámite online, así que, si tu país no se encuentra entre uno de ellos, deberás tramitar tu solicitud a través de la embajada y realizar una petición para hacerte con un visado B1 o B2.

Además, otro dato siempre a tener en cuenta es que el hecho de que tu solicitud haya sido aprobada, no garantiza el acceso al país, ya que de ese último trámite se hará cargo un funcionario de la aduana. Por lo tanto, de su decisión siempre dependerá que puedas entrar o no a los Estados Unidos.

Por último, cabe recordar que no importa la edad de la persona que lo solicite: cualquier persona que quiera entrar a los Estados Unidos, sea por agua, aire o tierra, y cumpla con todos los puntos explicados anteriormente, deberá rellenar y tramitar el ESTA.